Libro | Película ~ Lo que el viento se llevó

jueves, 24 de enero de 2013





En corto: Margaret Mitchell. 1936. Ficción histórica. Romance.

Mañana será otro día es la eterna frase de Scarlett O'Hara en Lo que el viento se llevó, y siempre que la dice implica que no va a pensar en los eventos ocurridos ahora, lo hará mañana.

A veces a uno se le olvidan por qué los clásicos son clásicos, sobretodo si hace mucho no ha estado en contacto con alguno. Es en momentos así cuando llega algún clásico, se estampa contra ti y te recuerda por qué hay libros comunes y corrientes y por qué hay clásicos. Y es que, si han sobrevivido durante tanto tiempo, a tantas modas y cambios, es por algo.

Y, en este caso, basta decir que la película es, aun hoy, considerada una de las mejores películas de la historia, y ya van más de 70 años de que salió (1939). El libro, por supuesto, no se queda atrás.

Lo que el viento se llevó trata sobre la vida de Scarlett O'Hara, primogénita de Gerald O'Hara y Ellen Robilliard (uno irlandés descarado, la otra aristócrata de la costa de Georgia), antes, durante y después de la Guerra Civil de Estados Unidos.


Scarlett es interpretada por la guapísima Vivien Leigh, es una chica sureña que vive en una plantación de algodón, Tara, y que a lo largo de la historia hace y deshace con tal de preservar tanto Tara como a las personas de las que se considera responsable de los malvados yanquis que han ganado la guerra. Claro, esto se oye muy noble si sólo lo dejo hasta ahí, pero Scarlett es una mujer egoísta, egocéntrica, cínica y con la inteligencia emocional de una lechuga. Uno llega realmente a cuestionarse si tiene un poquito de consciencia, la respuesta llega algo así como en los últimos cinco minutos de la película.

Todo esto empieza con una Scarlett de quince años sumamente caprichosa y consentida. Sabe atraer a los hombres y para ella es inconcebible que algún hombre prefiera a otra mujer antes que a ella. Un buen día, se entera de que Ashley Wilkes se va a casar con su prima Melanie, y eso no le hace ni tantita gracia, así que intenta por todos los medios impedirlo. Incluso se le declara a Ashley y se convence de que él es el único hombre que podrá hacerla feliz.

Al final, Ashley, quien es demasiado honorable, la rechaza y sigue adelante con su compromiso. Enojada y decepcionada, Scarlett hace berrinche y es justo en ese momento cuando aparece Rhett Butler.


Rhett y Scarlett coincidirán varias veces a lo largo de la guerra, cuando Scarlett se va a vivir a Atlanta con Melanie, después haberse casado con el primer tipo que se lo propuso luego de lo ocurrido con Ashley y posteriormente enviudado.

Es una historia romántica, pero no en el sentido cursi y deformado del concepto. Más allá del romance entre Rhett y Scarlett y lo concerniente a la relación de ésta con Ashley, está la guerra. Si bien, al principio parece una obra del estilo Orgullo y prejuicio, que es casi un manual de matrimonio del siglo XIX, eso dura muy poco. Scarlett rompe con cualquier concepto de feminidad de la época, y oh, terrible situación, demuestra que es inteligente, más inteligente que muchos hombres y que no depende de ellos como debiera.

Obviamente, esto se vuelve todo un escándalo en la sociedad de Atlanta.

Además de eso, se puede ver cómo va sufriendo la sociedad sureña por la guerra. Cómo es una herejía prácticamente criticarla durante su desarrollo y creer que el ejército sureño va a perder contra los yanquis es muy mal visto. Después, vemos todo lo que pasa durante la reconstrucción, el Ku Klux Klan y cómo hay básicamente dos tipos de personas en todo ese caos: los que se pueden adaptar y salir adelante después de perder todo y los que se quedan estáticos porque la sociedad a la que pertenecían y para la que fueron educados simplemente ya no está.

La guerra se convierte en el escenario y Tara en otro personaje tan importante como Scarlett, Rhett o Melanie. Porque la ambivalencia de los sentimientos de Scarlett hacia Melanie es tan interesante como lo que siente por el propio Rhett.

Personalmente, creo Melanie es mucho más importante que Ashley en esta historia. Melanie es más buena que el pan, es una gran dama y la única persona realmente buena que Rhett ha conocido (y la única a la que realmente respeta, me atrevo a decir). Más allá del odio que siente Scarlett hacia ella por ser la esposa de Ashley, está un lazo que las une por haber pasado juntas por tantas cosas y si hay una persona que puede ver todo el bien que hay en Scarlett y que está dispuesta a defenderla de cualquier cosa, esa es Melanie.


Dado la época en la que fue escrito, la forma en la que aborda la relación de los negros con los blancos resulta un poco controversial, porque la sociedad sureña está idealizada y la relación entre amo-esclavo la pinta como una maravilla. Yo creo que lo más rescatable en este aspecto, es la forma en la que los yanquis tratan a los negros, más como moneda de cambio y una herramienta para presionar a los sureños políticamente. Además, de que en más de una ocasión los yanquis se muestran más racistas que los propios sureños y es cuando uno se da cuenta de que la guerra fue algo totalmente hipócrita, porque qué tanto les importaría realmente liberar a los negros si ni siquiera confiaban en ellos ni los veían como personas en muchas ocasiones.

En términos generales, el libro habla sobre el cambio y las pasiones. El cambio al verte fuera de la sociedad para la que habías sido educado y en la que habías esperado vivir; la pasión no sólo románticamente hablando, sino también la pasión por la tierra, el dinero y la guerra. Y también el honor.

Es una película larga, casi cuatro horas de duración y el libro es igual de largo, aproximadamente mil páginas. Pero ambos valen la pena.

Para la actualidad, hay cosas que se verán exageradas y hasta ridículas, pero en esencia, es la sociedad de siempre. Hipócrita, egoísta, celosa, mutable.

Y si nunca han visto la película ni leído el libro y se preguntan por cuál empezar, lo mejor es la película. Esto es porque el libro describe muchas cosas y hay que tenerle paciencia en ocasiones y si la trama no te gusta lo suficiente, ni los personajes te interesan, se hace insufrible.

Lo mejor: el desarrollo de los personajes.
Lo peor: la idealización de la sociedad sureña.
El momento (SPOILERS):

2 comentarios:

  1. Yo vi la película hace mucho y me acuerdo que la primera mitad (o un poco más) me gustó mucho más de lo que esperaba. Scarlett se aleja completamente de lo que debería ser una heroína de novela: es astuta, manipuladora, egoísta, infantil, vanidosa, y no se arrepiente nunca de nada. Una de las escenas más memorables es cuando se le muere el primer marido (que encima era hermano de Melanie) y llora amargamente... porque tiene que guardar luto y se perderá todas las fiestas.

    Pero también está la Scarlett que hace de todo para ayudar a Melanie cuando ésta tiene que dar a luz, o que vuelve a su casa destrozada tras la guerra y trata de recomponer las cosas como mejor puede, sin un ápice de ayuda de sus hermanas (que las recuerdo más bien inútiles y quejicas).

    Toda la parte de ese mundo aparentemente ideal e ingenuo de antes de la guerra y cómo cambia después fue una de las cosas más interesantes. Mi problema es con la última parte, no sé si en el libro estará desarrollado mejor de lo que pudieron hacer en la peli, pero que te embuten de manera reconcentrada todas las desgracias posibles con el mayor grado de melodrama que pudieron. Llega un punto que en vez de sentir empatía o compasión uno se termina o riendo o dándose la cabeza contra la pared.

    ¿Es muy diferente el libro de la peli?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Scarlett es genial todas las veces que se queda viuda, porque sufre mucho por guardar luto y todo mundo lo malinterpreta.

      A mí me gustó mucho la relación de Scarlett de Melanie, probablemente me gustó aún más que su relación con Rhett. Es muy interesante, porque la ayuda y hace muchas cosas por ella, como dices, pero al principio nunca deja de pensar en cuánto la detesta por ser la esposa de Ashley.

      La película es una buena adaptación del libro, pero definitivamente sí te explican mucho mejor todo lo que pasa y dan más tiempo entre desgracia y desgracia. En general, la mayor diferencia entre el libro y la película es el número de hijos de Scarlett, que en el libro son tres, y la primera parte de la película es casi idéntica al libro, en la segunda es cuando ya te dan toda la información que te falta.

      Yo creo que mientras la película se enfoca más en la relación de Scarlett y Rhett, el libro lo hace en todo el cambio que hay en ese tiempo, y deja esa relación en segundo plano.

      Eliminar

¿Qué opinas?