Serie ~ Hannibal (Season 1)

jueves, 27 de junio de 2013

Hannibal terminó la semana pasada, y como prometí ahora toca hablar de ella.

De las tres series nuevas que vi (The Following, Bates Motel y Hannibal), Hannibal fue la que sin dudas más me gustó.



Hannibal es la precuela de El silencio de los inocentes, es una adaptación muy libre (por lo que he escuchado) de Red Dragon. Cuenta la historia de Hannbial Lecter, un prestigiado psiquiatra, con algunas obsesiones culinarias, que ayuda al FBI vigilando que uno de sus colaboradores, Will Graham, no llegue al punto de quiebre y se vuelva loco.

Will Graham es nuestro otro protagonista, es una persona que es sumamente empática, por lo que puede entender a los asesinos, sus motivaciones y reconstruir la escena del crimen. Pero esa empatía es más una maldición que otra cosa, porque gracias a ella empieza a confundir lo que es real con lo que no y llega un punto en el que no sabe si el asesino es alguien más o es él mismo.

Si bien la serie resuelve un caso por capítulo, lo típico en las series policiacas, lo importante no son los casos, lo importante es la forma en la que se desarrolla la relación entre Hannibal y Will. Los casos son más bien accesorios y dan el escenario para que ellos dos se desenvuelvan.

En corto: USA. 2013. Thriller. Policiaco. Suspenso. Bryan Fuller. NBC/AXN. 13 episodios.

No tenía muchas expectativas para esta serie, porque cuando uno escucha el nombre Hannibal Lecter de inmediato piensa en Anthony Hopkins y las comparaciones son inevitables. Sin embargo, una vez que comencé a ver a Mads Mikkelsen (Hannibal) actuar, quedé convencida. Este hombre es danés, ya lo había visto trabajar antes, pero solo creía que su trabajo era bueno y nada más, no creía que fuera suficiente para un papel como este. Felizmente me equivoqué y él está a la altura del personaje.

A Hugh Dancy (Will) nunca lo había visto, pero en definitiva también lo hace muy bien, con todas las alucinaciones y la confusión que lleva el personaje.

Hablo de ellos, más que de la historia, porque ellos son la historia.


Lo que más me gustó fue el desarrollo de ambos personajes y de su relación, aunque también hubo algunos casos muy interesantes y que me perturbaron un poco. Will es un gran detective, bastante intuitivo y un gran rival para Hannibal, me encantaba verlo reconstruir las escenas del crimen, como iba todo en reversa y se ponía en los zapatos del asesino. También me gustó mucho que no hubiera cabos sueltos con él, su desarrollo fue muy coherente y el cómo fue dominado por sus alucinaciones y su inseguridad fue genial. Él me recuerda a un personaje que me gusta muchísimo, Tony Hill, que es el protagonista de una serie británica  (Wire in the Blood) absolutamente genial.

Hannibal, por otro lado, es maravilloso. Es un psicópata y su forma de entender a las personas y al mundo es muy peculiar, por decir lo menos, es algo que tenía muchas ganas de ver desde hacía un rato: alguien malo que no tenga ningún remordimiento por lo que hace y que sea creíble. Además, su ambigüedad respecto a Will y a Abigail es genial, nunca sabes si realmente los aprecia o el modo en que lo hace. No puedes estar totalmente seguro de lo que está pensando.

En cuanto a la historia, mi única crítica, que no es muy grande de cualquier modo, es que a veces hacen un poco de trampa con que todo le salga bien a Hannibal. Pero no me molesta demasiado.

El resto del elenco también lo hace bien, aunque son más un soporte que cualquier otra cosa.


Las alucinaciones de Will están muy bien hechas, llega un momento en el que tú también te preguntas si algo fue real o no, llegas a confundirte tanto como él. Las secuencias en las que reconstruye los crímenes también son geniales e igual de buenas son las escenas en las que Hannibal cocina, o al menos me gustaron tanto como las reconstrucciones. Adoré verlo cocinar, siempre terminaba la serie con hambre y con ganas de aprender a cocinar.

La banda sonora también me gustó, aunque para el final estaba más concentrada en la trama que en cualquier aspecto técnico.

Algo que tengo que mencionar es que es demasiado explícita. Si son muy sensibles a la sangre y al gore, pueden ir al baño o algo en algunas escenas. 

Las locaciones también son muy buenas, el consultorio de Hannibal y lo que conocemos de su casa nos grita cómo es él: ordenado, obsesivo, elegante. Las otras locaciones sirven a su propósito, pero yo destacaría el horror que inspira una cabaña llena de cuernos de alces, llega a ser escalofriante.


Además de la relación de Will y Hannibal, creo que el punto fuerte de la serie es su ambigüedad. Nunca estás completamente seguro de nada y hay diálogos tan confusos, que no puedes asegurar de qué están hablando.

Hannibal es una gran serie, que pienso, crea su propia identidad (por así decirlo) y se aleja de la inevitable comparación con las películas de Hopkins, lo que es bastante bueno.

La recomiendo a la gente a la que le gusten cosas como Dexter, psicópatas, asesinos y gore. Si son sensibles y esperan finales felices, no la vean. Eso sí, no esperen que los casos y los asesinos sean complicados, porque no lo son, la serie no se centra en resolver los casos, repito, la serie se centra en la relación de Will y Hannibal.

Lo mejor: Las actuaciones de Dancy y Mikkelssen. Sus escenas juntos son geniales.
El momento: La última escena de la temporada.
Lo peor: Salvo la psiquiatra de Lecter, las mujeres no son, ni por asomo, tan espectaculares como los personajes masculinos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?