No hay manera de salvar a todos.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Con la "adaptación" al cine de Guerra Mundial Z, me dieron ganas de releer el libro. No suelen gustarme mucho las historias de zombies, porque los zombies no me dan nada de miedo, pero éste libro me gustó mucho, tanto como para releerlo. Hay muchos detalles que ya no recordaba, algunas cosas me parecieron muy buenas y otras muy malas.


En corto: Max Brooks. 2006. U.S.A. Horror.

No es una novela como tal, es la recopilación de entrevistas a diferentes personas por todo el mundo. Todos hablan sobre su experiencia con los zombies y está organizado más o menos cronológicamente: los primeros avistamientos, cómo se comenzó a propagar la epidemia, la ignorancia de la gente y la manera en la que los distintos gobiernos no querían hacer nada (y por qué no querían hacerlo), cuando la epidemia ya estaba en todo el mundo, sin lugares seguros, y había un gran pánico, la decisión de comenzar a atacar y el inicio de la guerra contra los zombies, y al final, una especie de conclusión sobre lo que dejó la guerra zombie a los humanos.


A mí me gustó mucho el formato del libro, porque es original y la información se maneja de maneras distintas a las convencionales. Me gusta mucho cómo da por ciertas algunas cosas, como si realmente todo hubiera pasado y todos conociéramos la Conferencia de Honolulu, por ejemplo; claro que no te deja en la ignorancia de qué es la Conferencia de Honolulu, pues en algún punto entrevista a alguien que participó ahí y lo explica.

Hay varias vueltas de tuerca que me parecieron muy buenas, algunas cosas sobre los países, cómo reaccionaron los gobiernos, la gente que se quería aprovechar de los demás, los militares y la población civil. Como siempre pasa con los libros de zombies, o de monstruos irracionales atacando humanos, lo interesante no son los monstruos en sí, lo interesante son las reacciones de las personas. Y esas reacciones se logran muy bien aquí.


Lo malo del libro, es que a final de cuentas se nota que lo escribió un estadounidense. Y no lo digo porque haya una parte dedicada exclusivamente a cómo fue la guerra en U.S.A., eso estuvo bien, lo molesto es que se vea como se vea, ellos siempre acaban siendo los héroes. Ellos inspiran al mundo a luchar contra los zombies. Eso fue lo que no me gustó para nada.

Por el lado de las entrevistas, hay unas muy buenas, no te puedes despegar de ellas y tienen algunos detalles que son geniales, y hay otras no tan buenas y que solo quieres pasar de largo.

Yo recomiendo este libro para los fanáticos de los zombies o para quienes tengan ganas de leer una novela entretenida con un formato diferente del habitual. Eso sí, si lo que esperan encontrar es un protagonista al que puedan seguir por toda la historia, desde los primeros contagios hasta la restauración del mundo, entonces no lo lean.

Lo mejor: El formato del libro y los distintos puntos de vista de todas las personas a las que entrevista.
Lo peor: Que al final del día, los gringos son siempre los héroes.
El momento: El plan Redeker y las batallas en París.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?