Película ~ El Hobbit: La desolación de Smaug

viernes, 27 de diciembre de 2013

Yo creo que a estas alturas ya todos, o casi todos, vieron El Hobbit: La desolación de Smaug. La he visto tres veces, porque a la gente le gusta verla conmigo y nunca son suficientes veces para ver esta peli. O porque soy una atascada. Quién sabe.

En líneas generales, El Hobbit me gustó y mucho.


En esta peli, el viaje hacia Erebor continúa. Con muchas complicaciones claro, porque no solo hay toda una tropa de orcos tras la cabeza de Thorin. Hay elfos, a quienes los enanos no les gustan mucho, hay puertas secretas, hay fuerzas oscuras despertando y hay un dragón.

La película es larguísima, como uno espera, y aunque realmente no se hace pesada, uno piensa "bueno, ya pasó mucho tiempo y aún no sale el dragón, en el trailer venía un dragón, ¡quiero al dragón ahora!". Ok, tal vez no todos lo piensen, pero yo sí. Va más de media película y sin rastros de Smaug, pero cuando por fin sale, oh dioses. Smaug es impresionante, Smaug es espléndido, es malvado y es genial. Verlo escupir fuego es una de las mejores cosas ever.


Claro, no todo en la película es Smaug. Hay muchísimas persecuciones, mucha acción y fuerzas oscuras por ahí. Eso sí, pobres enanos, les va tan mal con las cosas asquerosas y olorosas.

En corto: U.S.A.-Nueva Zelanda-Inglaterra. Adaptación de El Hobbit de J.R.R. Tolkien. 2013. Peter Jackson. New Line Cinema. 161 minutos.



La cosa con esta película es que los puristas de Tolkien tienen algunos problemas. En cierto modo los entiendo, adaptar un libro en tres películas es algo que a primera vista parece innecesario, y más cuando estas películas son tan largas como las de El Señor de los anillos. Yo no he leído El Hobbit, así que no sé realmente qué pasa con la adaptación, pero pienso que las películas son muy buenas.

Sin embargo, creo que jamás van a alcanzar el nivel de El Señor... y no es porque uno sea más épico que otro, porque en uno haya más guerras o cuestiones sobre la acción o incluso el ritmo de la historia. El señor... es más que una película épica, te transmite cosas y te deja pensando, mientras que El Hobbit es más superficial.

También he visto que hay opiniones encontradas sobre cómo manejaron a los elfos, en especial la incursión de Tauriel. Yo creo que Tauriel es un buen agregado, le da un poco el toque femenino que Tolkien nunca le puso a sus historias. Me gusta ver a Tauriel pelear y me gusta su actitud y su amistad con Legolas.

Ahora, mi único problema con Tauriel es que además de ser la presencia femenina, es también el interés amoroso de más de un personaje y eso me molesta un poco. No es una película en la que el romance sea necesario, no desde mi punto de vista al menos.



Mi único problema con los elfos, es su caracterización: a Tauriel se le veía la raíz negra del cabello, las cejas de Thranduril eran muy oscuras para su cabello platinado y los pupilentes de Legolas eran demasiado grandes. 

Las secuencias de acción son muy buenas, los efectos especiales son maravillosos y las locaciones también. El ritmo de la película es muy bueno, las actuaciones también están bastante bien y la banda sonora es genial, como siempre. No hay nada que reprocharle a esta película, nada más allá de detalles en los que uno se queda "¿por qué no hicieron tal cosa si era más lógico?".

Mi parte favorita es la de Smaug, como seguramente se ha podido notar desde un principio, pero lo que le pasa a Gandalf también es muy emocionante y me gustó mucho. 

Yo creo que esta película vale la pena ser vista en 3D. Desde que empieza, sientes el 3D como de golpe y aunque hay momentos en los que tal vez no se vea tanto, la mayor parte se ve sensacional. La pelea de Gandalf, los huargos, un par de persecuciones, Erebor y el Bosque Negro se ven muy bien. Pero el que se lleva todo es Smaug.

Lo mejor: Smaug
Lo peor: La parte romántica que le agregaron.
El momento: El final de la película.
Sobre el final: Un absoluto shock que deja a todos en silencio.
I am fire. I am death.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?