Película ~ 300: El nacimiento de un imperio.

lunes, 24 de marzo de 2014






300: Rise of an Empire

Noam Murro
USA, 2014
Legendary Pictures
Fantasía
102 minutos


La historia enfrenta al general griego Temístocles con las grandiosas fuerzas invasivas de Persia, dominadas por Xerxes, un mortal convertido en dios, y guiadas por Artemisia, vengativa comandante de la armada persa. Sabiendo que la única esperanza de derrotar a la arrolladora armada persa será unir toda Grecia, finalmente Temístocles dirige el ataque que cambiará el curso de la guerra.


Yo tenía muchas ganas de ver esta película, ¿acaso era por los hombres sin camisa y en faldita corta? No, no realmente, eso era un plus. Lo que quería ver eran las batallas, batallas en barco, en el mar, con espadas y mucha sangre. Así que como esa era la principal razón para verla, y no esperaba más, me gustó. En pocas palabras: cumplió mis expectativas.


La película no es ni secuela ni precuela de 300, es más bien una historia paralela. Comienza antes, cuando el padre de Xerxes aún vive y él no se ha vuelto loquito, va avanzando hasta el momento de las batallas ocurridas en 300 y al final, llega un poco más lejos en la historia.



El guión es muy simple, uno puede saber el final desde los primeros minutos. También está lleno de conveniencias de la trama, deus ex machina y personajes ridículamente inteligentes y fuertes, cuando esa inteligencia y fuerza sirve a la historia, si no, pues dejan de ser inteligentes y fuertes. Por supuesto, no hay nada de exactitud histórica.



Honestamente, la historia es un asco y todos los personajes son molestos en cierta medida, menos las mujeres. Ellas son las que sostienen esta película, en especial Artemisia (Eva Green). Artemisia está loca y por eso cae bien, en cambio, Temístocles es el personaje más aburrido del mundo y sus discursos son los peores. Theon, de Game of Thrones, tiene mejores discursos.


Sobre las actuaciones, las mujeres lo hacen bastante bien, Xerxes es muy chistoso y también me gusta cómo lo hace el actor y el resto, sin pena ni gloria. Eso sí, el actor que hace de Temístocles no tiene muchas expresiones faciales.

En resumen: lo que vale la pena de la película: Artemisia, las batallas y los hombres en faldita y sin camisa.

Recomendada para...

Obviamente, para los fans de 300 y de este tipo de películas épicas con muchas batallas. Es una película dominguera, que no te hace pensar ni nada, así que está bien para apagar el cerebro un rato (y tratar de no dormirse cuando Temístocles habla).

Si quieren algo que tenga una historia de verdad y buenos personajes y todas esas cosas que uno le pide a las buenas películas en cuestiones de guión, pues esta no es su película.

Lo mejor: Las batallas.
Lo peor: Temístocles.
El momento: Cuando muchos barcos se incendian.
Sobre el final: El esperado y con posibilidad de secuela.

Los dejo con Xerxes y su bikini dorado.


¿Vieron 300: El nacimiento de un imperio? ¿Qué les pareció?
¿Les gusta el bikini de Xerxes?



1 comentario:

¿Qué opinas?