Serie ~ Breaking Bad

domingo, 29 de junio de 2014




Breaking Bad
Vince Gilligan
USA, 2008-2013
AMC
Drama. Thriller.
5 temporadas. 62 capítulos.
Aprox. 45 minutos por capítulo


Walter White (Bryan Cranston) es un frustrado profesor de química en un instituto, padre de un joven discapacitado y con una mujer (Anna Gunn) embarazada. Walt, además, trabaja en un lavadero de coches por las tardes. Cuando le diagnostican un cáncer pulmonar terminal se plantea qué pasará con su familia cuando él muera. En una redada de la DEA organizada por su cuñado (Dean Norris) reconoce a un antiguo alumno suyo, Jesse Pinkman (Aaron Paul), a quien contacta para fabricar y vender metanfetamina y así asegurar el bienestar económico de su familia. Pero el acercamiento al mundo de las drogas y el trato con traficantes y mafiosos contamina la personalidad de Walter, el cual va abandonando poco a poco su personalidad recta y predecible para convertirse en alguien sin demasiados escrúpulos cuando se trata de conseguir lo que quiere.

En algún momento de la vida tenía que ver Breaking Bad, porque todos hablaban de lo buena que era, algo así como la historia que el mundo esperaba, y porque era sobre cómo alguien se hace malo y ese alguien es el protagonista. Claro que tenía que verla. Pero yo planeaba verla tal vez el año que entra, tal vez a finales de éste, cuando la gente dejara de hablar tanto de ella; sin embargo, muchos amigos me presionaron, así que terminé viéndola antes de lo previsto.

Me pasó algo que hace mucho no me sucedía: me dejé influenciar por lo que todos decían y mis expectativas se elevaron por todos los comentarios. Porque era la serie de series, la que había cambiado la historia de la televisión y un largo etc. No es de extrañar que al final me haya decepcionado, y de que no pare de preguntarme por qué todo mundo piensa que es maravillosa, cuando desde mi punto de vista es buena, pero nada tan espectacular como todos la pintan.

Tal vez la hubiera disfrutado más si la hubiese visto cuando planeaba hacerlo o si no hubiera escuchado al mundo gritar lo fabulosa que era. Nunca lo sabré.







Breaking Bad trata sobre un hombre bueno que se corrompe y se convierte en el villano de la serie, esa es la forma más sencilla de resumirlo. La historia tiene momentos muy buenos, varios en donde el protagonista es Walter White, otros en donde el punto central es Jesse Pinkman y algunos más en donde el importante es Hank Schrader, el cuñado de Walter y agente de la DEA. Y en realidad, son estos tres personajes los que llevan la historia, la sostienen y sirven como indicadores morales.

Walter White es el protagonista, sí, pero no es un héroe, es un villano. Hank por su parte, es el contrapeso, para mí él fue desde un principio el verdadero antagonista de Walter; Hank es el héroe aquí. Jesse es el que nos muestra la escala de grises, Jesse es el otro protagonista y un antihéroe. Los tres son personajes muy buenos y su desarrollo está muy bien hecho, sin embargo, el resto de los personajes no tienen una historia propia (tal vez la única excepción sea Gus Fring, quien es el otro personaje fuerte de la serie), todos están en función de ellos tres y son lo que ellos necesitan que sean.

Los puntos fuertes de la serie son la narración y las actuaciones. Todas las alabanzas que Bryan Cranston ha recibido son más que merecidas y el resto del elenco lo hace bastante bien. La narración presta mucha atención a los detalles y no siempre es lineal, cosa que me gusta mucho. Hay temporadas que comienzan por el final y hay otras que durante cada capítulo van dando detalles sobre lo que hay que esperar del final. Las tomas también me gustaron mucho, porque enfocan cierto objeto y sabes que algo va a pasar con él y hay también algunas que son hechas de formas poco convencionales.

Lo malo es que los personajes secundarios giran alrededor de los protagonistas. Además, el guión tiene algunas lagunas y hay muchas conveniencias de la trama, tirando a veces a deus ex machina más que otra cosa. Walter también me parece un personaje voluble y que se tambalea, pude creerme la corrupción del tipo bueno, pero lo que nunca me pude creer fue que según era un super genio que siempre tenía alguna idea para sacarlos del apuro. Walter me parece alguien volátil y un megalómano que solo quiere el poder pero que no tiene un plan para obtenerlo; además, cada que se enoja, hace que las cosas se vayan al demonio y es demasiado impulsivo como para que sus planes tengan éxito. Eso es lo que yo nunca le pude comprar y por eso me parece que el fallo más grande de la serie es el propio Walter.

El mejor personaje me parece Hank. Él fue al que sentí más real y con quien pude empatizar más. Era un tipo normal, que contaba chistes malísimos y le gustaba tomar cerveza, pero también era un gran oficial y podían pasar capítulos y capítulos en los que su perfil fuera bajo, pero cuando hacía cosas, vaya que las hacía. Era todo un badass.

En cuanto a las temporadas, creo que la serie empezó bien y fue mejorando a medida que avanzaba, llegando a lo mejor con el arco de Gus Fring. Sin embargo, los villanos de la última temporada me fueron insuficientes después de todo lo que ya había pasado. La última temporada me dio la impresión de que los guionistas tenían la intención de hacer determinada cosa con la historia, pero luego cambiaban de opinión y así se la llevaron, por eso la sentí un poco abrupta y no tan fluida como las anteriores. Sin embargo, los últimos capítulos tienen momentos climáticos muy bien logrados, aunque también exageraciones y cosas que no les pude creer.


Al final, me parece que Walter y Hank recibieron lo justo (con Jesse aún tengo mis dudas), y que lo mejor de toda la serie, mejor que la transformación de Walter en Heisenberg, fue la relación entre Walter, Hank y Jesse.


En resumen: Es una serie buena, con propuestas interesantes y con grandes aciertos. Sin embargo, también tiene cosas que no me terminan de convencer. Y aunque es una serie mejor que el promedio, está muy lejos de ser la maravilla que venden.
Recomendada para...

Si les gustan los villanos como protagonistas o el eterno juego del gato y el ratón, deben de verla. También tiene propuestas técnicas que me parecen interesantes y que deberían de ver.

Lo mejor: La relación Walter-Jesse y Walter-Hank.
Lo peor: Walter, nunca me pude creer todo lo que él supuestamente era.
El momento: Ozymandias
Sobre el final: En líneas generales me gustó, aunque hubo detalles que pueden considerarse casi casi deus ex machina. Fue un final justo.


Guess I've got what I deserve
[...]
Didn't know you'd think, that I'd forget, or I'd regret
The special love I have for you
My baby blue

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?