Serie ~ Downton Abbey (Temporada 1-4)

lunes, 11 de agosto de 2014



Dowton Abbey
Season 1-4
Julian Fellowes
Reino Unido, 2010-2013
ITV
Drama. Histórico.
8 capítulos por temporada + 3 especiales de Navidad
45-65 minutos por episodio.

Año 1912. La vida en el condado de Downton Abbey (Yorkshire, Inglaterra) cambia cuando el futuro heredero muere en el hundimiento del Titanic. El nuevo heredero es un joven abogado de clase media llamado Matthew (Dan Stevens), primo lejano del conde. Esto se debe a que el conde Robert Crawley (Hugh Bonneville) y la condesa Cora Crawley (Elizabeth McGovern) no tienen hijos varones, sólo tres hijas: Mary (Michelle Dockery), Edith (Laura Carmichael) y Sybill (Jessica Brown-Findlay), que no pueden heredar. Este vuelco de la fortuna no agrada a los miembros de la familia ni a los criados, en especial a la condesa viuda de Grantham (Maggie Smith), madre de Robert.



Comencé a ver Downton para pasar el rato y tener una serie cuyos capítulos pudiera ver de vez en cuando y llevarla lentamente. Ajá. Claro. Pues no, la vi toda en menos de una semana (benditas vacaciones). Entre discusiones de bellos sombreros, criados chismosos y si sería bueno o no tener Downton, la serie se me acabó rapidísimo.



Si conocen Orgullo y prejuicio, ya estarán familiarizados con todos los dimes y diretes de las herencias y la falta de hijos varones. Downton comienza con eso: todo está arreglado para que Mary, la primogénita, se case con el heredero de Downton, pero muere en el Titanic y el nuevo heredero, Matthew, no es alguien a quien Mary le tenga mucha simpatía. A nadie emociona este cambio, ni siquiera al propio Matthew y las cosas tardan bastante en tomar forma.

Así, entre problemas amorosos, chismes con la servidumbre, problemas financieros y rivalidad entre hermanas, transcurren los años y pronto llegamos a la Primera Guerra Mundial, a la epidemia de gripe española, la rebelión irlandesa y los años veinte.

Yo estuve encantada con Downton, el edificio y toda la utilería me distraían. El vestuario me gustó mucho y la música fue la razón por la que comencé a verla. Lo mejor sucede en las primeras dos temporadas, el ritmo de la tercera es más calmado y la cuarta, si bien sigue siendo buena, no lo es tanto como las anteriores y es la que menos me gustó. En general, la historia me parece bien construida, aunque con conveniencias de la trama y uno que otro conflicto que se resuelve más fácil de lo que debería; sin embargo, tiene algunas cosas inesperadas, que definitivamente no vi venir y me tomaron por sorpresa.

Los personajes son otra cosa buena. Casi todos tienen algo que me gusta, hasta los sirvientes cizañosos. Sin embargo, toda la historia de Mr. Bates me aburrió mucho, y más de una vez deseé que desapareciera o que le dedicaran menos tiempo. Siguiendo con los sirvientes, la relación entre ellos y los jefes me parece rara o exagerada, aunque admito mi total ignorancia sobre la relación condes-sirvientes.

El mejor personaje es la abuela, interpretada por Maggie Smith, a quien todos recordamos por McGonagall en Harry Potter. Su personaje es el alma de Downton, con sus comentarios y manipulaciones, siempre resultando más progresista que su hijo y preguntando qué es un fin de semana. La relación entre Matthew y Mary fue otra de mis cosas favoritas, todas sus idas y venidas y la tensión que siempre había ellos fue algo que disfruté bastante.


Por otro lado, tenemos cómo el papel de la mujer va cambiando con el paso del tiempo, cómo todo se transforma después de la guerra, y de algún modo hay que adaptarse y sobrevivir a los nuevos tiempos. Porque mantener algo como Downton es caro, se necesita mucho dinero y ya no es una época en la que un conde se pueda permitir permanecer impasible, esperando que el dinero le caiga del cielo para conservar sus posesiones. En este aspecto me recuerda a algo que dice Rhett en Lo que el viento se llevó, porque algunos personajes de Downton son buenas personas, educadas para otro tiempo que ha llegado a su fin y que no saben cómo sobrevivir a lo nuevo, pero hacen lo mejor que pueden.

En resumen: Downton es una serie que está muy bien hecha, con buenas actuaciones y producción, la historia no está mal y hay cosas tan bonitas, que vale la pena verla solo por el edificio que usan como Downton Abbey y toda la utilería.

Recomendada para...

Si les gustan los dramas de época, definitivamente deben ver Downton. Creo que también les podría gustar si les agradan historias como las de Jane Austen.

Lo mejor: La abuela, la condesa viuda de Gratham, y Downton.
Lo peor: Lo mucho que dura la trama de Mr. Bates y su esposa.
El momento: El especial de Navidad de la tercera temporada.
Sobre el final de la cuarta temporada: Aunque no me dejó con la urgencia de ver la siguiente temporada, al menos sí lo suficientemente interesada para correr a ella cuando salga.

The bussines of life is the acquisition of memories.


9 comentarios:

  1. Me encanta Downton aunque la cuarta temporada me pareció malísima en comparación con las otras. Se me hizo lenta y tuve la sensación de que apenas pasaba nada, o al menos nada que me interesara de verdad. Además, como han muerto/se han marchado personajes que me gustaban mucho y los nuevos (como la prima) no me acaban de convencer, la verdad es que estoy un poco desencantada. La seguiré viendo por supuesto pero con menos ganas jaja.

    A mi también me gusto mucho ver el cambio entre el antes y después de la guerra y todo lo relacionado con la nobleza teniéndose que adaptar a los nuevos tiempos. Creo que precisamente todos los problemas con Downton fue lo que más me gustó de la cuarta temporada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, la cuarta es desesperante, aún así no creo que sea tan mala, al menos cuando intento verla objetivamente y creo que lo que la hace buena, aunque no a la altura de las otras, es justo eso de los problemas postguerra. Peeeeero, los nuevos hombres me caen mal, las nuevas mujeres también y creo que solo la seguí viendo por inercia, y por los papás, la trama de Edith, la abuela y el bello edificio xD

      Y yo sólo diré que sigo en negación por ya sabrás que suceso.

      Eliminar
    2. A mi Thomas también me hacía reír al comienzo. Luego que cayó en desgracia me dio mucha lástima y me encantó al comienzo de la última temporada cuando trata de salvar a Jimmy y termina apaleado, o cuando consigue que expulsen a la niñera, pero después no entendi esa obsesión con Bates (que sea como sea lo salvó) o con la pobre nueva doncella de Lady Cora. Ya aburre, yo creía que iba a evolucionar. Hay personajes que necesitan de historias más potentes. Tom Branson es otro caso.

      Eliminar
  2. Aunque soy devota de esta serie, quedé insatisfecha con La Cuarta Temporada. Film and Arts está repitiendo la primera temporada. Excelente oportunidad para apreciar la evolución de personajes a través de cuatro años, lo importantes que son algunos que ya no están en la serie, y por supuesto lo aburridos que son otros como Mr. Bates, y Barrows que en vez de evolucionar retrocede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedé insatisfecha, pero estaba más ocupada lamentándome y viviendo en la negación que realmente apreciándola.

      A mí Barrows me cae muy bien, porque es bien sonso y me hace reír.

      Eliminar
  3. me encanta downton abbey, bueno me sigue gustando, pero las primeras temporadas eran geniales....oh Mathew, y claro llego ese especial de navidad..tan maldito...que ya todo fue de bajon. seguire viendola pero no es lo mismo! besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, palabra por palabra.

      Son malvados, todavía lo hacen en un especial de Navidad que sólo te debería dar felicidad y... aaaah. Malvados.

      Eliminar

¿Qué opinas?