Libro ~ Pedro Páramo

lunes, 22 de septiembre de 2014





Pedro Páramo
Juan Rulfo
México, 1955
Realismo mágico
157 páginas



Pedro Páramo refleja el drama de hombres y mujeres -siempre a un paso de la muerte cuando no en la muerte misma- entretejido en distintos planos donde la imaginación oscila del realismo a la fantasía y del relato crudo a la desleída evocación. El movimiento de las escenas, que transcurren en una aldea desaparecida y en épocas diferentes, contribuye a vigorizar el interés de la novela. Se descubre así un mundo erigido en oscuras preferencias, descrito con eficacia y arrastrado por el ímpetu de la fatalidad. El personaje sobresaliente, que con su nombre da título al libro, constituye el centro de los más notables sucesos e interviene en muchos de ellos.

Después de leer El llano en llamas, era inevitable seguir con Pedro Páramo. De hecho, Pedro Páramo fue el primer libro "adulto" que leí, o intenté leer. Pero en ese entonces tenía doce años, era tarea y ni siquiera recuerdo si lo terminé aquella vez. Sólo sé que se me hizo pesadísimo y que no entendía nada de lo que pasaba, así que el libro me cayó mal.

Claro, a esa edad qué iba a saber yo de saltos temporales, puntos de vista y todo el estilo del realismo mágico. Para mí fue un libro confuso y nada más.

Y es que Pedro Páramo es uno de esos libros que si quieres disfrutar, tienes que tener ya ciertas bases al momento de leerlo y no sólo eso, también tienes que prestar atención y pensar. Si no es así, entonces pasa como en mi caso: se queda en un libro confuso y que te cae mal porque no lo entiendes.

La historia es muy sencilla: trata de un hijo que vuelve al pueblo materno para intentar encontrar a su padre. Pero aquí no es la historia lo interesante, tampoco los personajes, es la narración. La novela está fragmentada y sigue dos líneas temporales, que por cierto están en completo desorden: la línea del pasado es la que cuenta la historia de Pedro Páramo y Comala, la línea del presente (que está más ordenada que la otra) trata sobre el hijo de Pedro Páramo que va a buscarlo y lo único que encuentra es un pueblo fantasma.

No hay nada que indique a qué línea temporal pertenece cada fragmento y la cronología de la historia se hace caótica, pero en esto está la genialidad del libro, uno comienza a leer y al poco tiempo se da cuenta de si es el pasado o el presente, y después interpreta a su conveniencia si lo que está pasando sucedió antes o después que alguna otra cosa. Es como armar un gran rompecabezas.

La narración varía, a veces es un narrador en tercera persona, a veces es uno en primera. De repente lo que se cuenta está en pasado, luego en presente. Y es así como uno va intuyendo lo que ha sucedido.

A pesar de que los personajes no son lo más interesante del libro, sí que dan curiosidad, en especial Pedro. Ellos son los que te enganchan en la lectura y Rulfo es tan bueno que no necesita demasiadas palabras para describirlos y darte toda una imagen de ellos. Ese es otro de los grandes talentos del autor, siempre usa las palabras adecuadas, no hay nada que falte ni que sobre.

Algo que quiero hacer notar es que me encantó Comala. Tengo algo con los lugares medio míticos, medio fantasmales. Así que fue inevitable que me gustara Comala y el aura que la rodea.

Al final, yo creo que es un libro que cada quien interpreta a su manera y aunque sí se deben tener ciertas bases para leerlo, tampoco es un libro que resulte intimidante, porque te atrapa de inmediato y sólo quieres saber qué pasó.

En resumen: es un libro inteligente y que necesita pensarse, pero eso no es algo que deba intimidar, porque uno al poder decidir qué pasó antes o después lo disfruta de una manera distinta a otros libros.

Recomendado para...

Para aquellos que disfruten del realismo mágico o de los escritores del Boom. Y en general, para cualquier persona que quiera leer un libro que lo haga participar un poco más en la historia. Eso sí, si apenas están comenzando a leer, recomendaría esperar un poco, porque si no les va a pasar como a mí la primera vez que lo intenté leer.

Lo mejor: La narración.
Lo peor: Que si uno no tiene la madurez lectora (?), literaria (?) suficiente se va a confundir.
El momento: Hay muchos, pero a mí el que más me gustó e impresionó fue la muerte de Susana San Juan.
Sobre el final: No aplica, porque por la forma en la que está escrito, es como si fuera una novela circular.

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo.



4 comentarios:

  1. Este es uno de esos libros que cuando terminas de leer te hacen tomar un respiro y pensar en todo lo que has leído. Al menos a mí me pasó. Me parece genial precisamente por lo que dices de la cronología del libro y de cómo lees los puntos de vista de varios personajes. Es una historia muy loca, más por ese final que puede ser el principio. Recuerdo que esto suscitó una larga discusión en una clase de literatura.

    No creo que Pedro Páramo sea para todas las personas y sí, también coincido contigo en que el lector necesita tener cierta madurez literaria para agarrarle el ritmo y no perderse en la narración o perder el interés por falta de comprensión. Puede ser confuso, incluso para los que estén más "entrenados" en esto de leer libros que te hacen pensar en mayor o menor medida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es uno de los libros cuyo disfrute es directamente proporcional a cuánto lo pienses. No me esperaba que fuera tan bueno ni que me fuera a gustar tanto.

      Eliminar
  2. No conocía el libro, pero lo cierto es que no me atrae demasiado :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te atrae, no lo leas, porque lo más seguro es que no te vaya a gustar.

      Eliminar

¿Qué opinas?