Libro ~ La fábrica de vinagre

domingo, 22 de febrero de 2015



The Vinegar Works
Edward Gorey
USA, 1963
Gótico
3 tomos



En 1963, a los diez años de haber iniciado su carrera de escritor y dibujante, Gorey publicó un tríptico memorable con el irónico título colectivo La fábrica de vinagre: Tres tomos de enseñanza moral. Dos de los libros se ocupan de trágicos destinos infantiles y son un modelo de transgresión: Los pequeños macabros, muestrario alfabético de finales prematuros, en cuya portada la Parca posa junto a un grupo de niños a la vuelta de una excursión, antes del viaje definitivo, y El dios de los insectos, historia de tentación, rapto y prácticas rituales. En el tercero, El ala oeste, no hay palabras, y el protagonista es una casa donde las grietas y el empapelado de las paredes, el sinsentido de las escaleras y las puertas y la turbulencia de los suelos son más intensos que los pocos seres vivos que deambulan por ella como fantasmas. La presente edición, que incluye un cuadernillo biográfico, recupera el espíritu y el estilo original de aquella obra triple, publicada en Nueva York por Simon and Schuster hace casi medio siglo.

Un día como hoy, hace 90 años, nacía Edward Gorey, excéntrico dibujante autor de Los pequeños macabros, entre muchas otras cosas.

Gorey es un ilustrador de estilo gótico con un arte retorcido lleno de humor negro. Se caracteriza por siempre hacer sufrir a los niños, les va muy mal en sus ilustraciones. Es posible que esto esté relacionado con que me haya gustado tanto. Porque ya había escuchado sobre él y había visto alguna de sus ilustraciones, pero nunca me había sentado a leerlo detenidamente.



Como bien dice la sinopsis, La fábrica de vinagre son en realidad tres tomos, muy breves todos. Mi favorito es sin duda Los pequeños macabros, que es un abecedario y por cada letra hay un niño que sufre de una muerte muy creativa, casi como Mil maneras de morir. Después está el El dios de los insectos, que nos cuenta sobre el rapto de la pequeña Millicent y tiene unas ilustraciones geniales, con algunos apuntes muy divertidos: les parecía poco elegante hablar de la pérdida de su hija.

Por último, El ala oeste, que no tiene diálogos y es lo mejor, porque entonces uno se imagina la historia como le plazca... y me dio miedo, mi imaginación es muy tétrica cuando se lo propone.

Los dibujos de Gorey me gustaron muchísimo, el detalle de los fondos fue lo que más me gustó y las cosas son tan retorcidas y absurdas que es imposible no amarlas.

En resumen: lo que el arte de Gorey tiene de bello, lo tiene de absurdo y retorcido. La ironía de cada ilustración es genial y aunque no haya diálogos te hace sentir o imaginar algo.

Recomendado para...

Si les gusta el humor negro y lo gótico, seguro les encanta Gorey.

No sé si de verdad recuerdo cómo era ser niño. En mi obra uso mucho a los niños, porque son tan vulnerables...


4 comentarios:

  1. yo los quiero!!, me fascina Edward Gorey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ediciones muy bonitas, ojalá las puedas conseguir.

      Eliminar
  2. No conocía a Gorey pero me pica bastante la curiosidad, intentaré hacerme con algo de su obra ^^
    Gracias por al reseña! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero te guste cuando algo de él caiga en tus manos.

      Eliminar

¿Qué opinas?