Libro ~ Frankenstein o el moderno Prometeo

miércoles, 3 de junio de 2015

Frankenstein es uno de esos casos en donde los personajes principales y el concepto de la obra trascienden a ésta y pasan a formar parte del imaginario colectivo. Esto hace que la historia se vaya modificando y adquiera elementos que no están en la obra original, en este caso el mejor ejemplo es el ayudante de Frankenstein, Ygor, que en el libro no existe; otro elemento es la creación del monstruo, que todos asumimos fue a causa de un rayo y podemos imaginar perfectamente la escena, pero en el libro realmente nunca se describe el proceso y el rayo que nos parece esencial para dar vida no está explícitamente en la historia, no es más que una insinuación de que el nacimiento de la criatura ocurrió en una noche tormentosa. Dejando esto claro, Frankenstein no fue lo que me esperaba, lo que no me parece algo malo. Para mí, el libro trata sobre hybris y filosofía de la ciencia. Ya he mencionado hybris en otras reseñas (como El Silmarillion), y creo que vale la pena detenerme un poco con esto, porque es un concepto que me fascina y más si va junto con la ciencia. Hybris es el pecado griego, pero no es un pecado similar al cristiano, hybris es cuando un humano se pone al mismo nivel que un dios, como Aracné cuando dice que es mejor tejedora que Atena y termina convertida en araña, o Prometeo que roba el fuego a los dioses para dárselo a los humanos.







Frankenstein; or The Modern Prometheus
Mary Shelley
Inglaterra, 1818
Horror. Ciencia ficción.
381 páginas

Mary Shelley empezó a gestar esta novela en el verano de 1816, un verano lluvioso y sin apenas sol. Tal vez estas circunstancias extraordinarias propiciaran este relato de terror, en el que no solo se cuenta la historia del joven científico Victor Frankenstein y su "demoníaca criatura", sino que se abordan temas fundamentales de la naturaleza humana plenamente vigentes en la sociedad actual.


Frankenstein es uno de esos casos en donde los personajes principales y el concepto de la obra trascienden a ésta y pasan a formar parte del imaginario colectivo. Esto hace que la historia se vaya modificando y adquiera elementos que no están en la obra original, en este caso el mejor ejemplo es el ayudante de Frankenstein, Ygor, que en el libro no existe; otro elemento es la creación del monstruo, que todos asumimos fue a causa de un rayo y podemos imaginar perfectamente la escena, pero en el libro realmente nunca se describe el proceso y el rayo que nos parece esencial para dar vida no está explícitamente en la historia, no es más que una insinuación de que el nacimiento de la criatura ocurrió en una noche tormentosa.

Dejando esto claro, Frankenstein no fue lo que me esperaba, lo que no me parece algo malo. Para mí, el libro trata sobre hybris y filosofía de la ciencia. Ya he mencionado hybris en otras reseñas (como El Silmarillion), y creo que vale la pena detenerme un poco con esto, porque es un concepto que me fascina y más si va junto con la ciencia. Hybris es el pecado griego, pero no es un pecado similar al cristiano, hybris es cuando un humano se pone al mismo nivel que un dios, como Aracné cuando dice que es mejor tejedora que Atena y termina convertida en araña, o Prometeo que roba el fuego a los dioses para dárselo a los humanos.


En este caso, Victor Frankenstein se pone al nivel de un dios al crear vida de la muerte. Y me parece interesante todo este debate, porque hay cosas que por más que puedas, no debes hacer. Victor es prácticamente un genio, pero no tiene la sabiduría para poder prever las consecuencias de sus actos. Él, junto con su monstruo, son lo más interesante del libro y ambos me causan una mezcla de repulsión, lástima y fascinación. No puedo evitar pensar que uno es el reflejo del otro.

El vínculo entre ambos es de lo más genial de la historia, el monstruo debía ser el Adán de Frankenstein, pero debido al egoísmo y la negligencia de éste se convirtió en su ángel caído. Es justo esto lo que hace que sienta repulsión hacia Victor, abandonó a su creación, se negó a hacerse responsable de él una vez estuviera completa, y pagó por ello.

El monstruo es un monstruo no sólo por sus orígenes macabros, sino por sus acciones finales y la corrupción que sufre, sin embargo uno pasa todo el libro preguntándose quién es el verdadero monstruo o en todo caso el más atroz. 


Pasando a Shelley, yo no me esperaba lo que encontré de ella. Ella no era una jovencita cualquiera, era hija de Mary Wollstoncraft (una de las primeras feministas, autora de Vindicación de los derechos de la mujer) y William Godwin (filósofo anarquista). En el prólogo de mi edición, se insinúa una comparación entre Victor y su padre y Mary y el monstruo, siendo que ella fue moldeada con las ideas anarquistas de él y al ponerlas en práctica fue rechazada por éste.

Para mí es impresionante lo que Mary creó con Frankenstein. Leer el libro me pareció una gran experiencia, por todo lo que me hizo pensar y asociar, pero más allá de eso, Frankenstein es un ente vivo fuera de las páginas del libro. Frankenstein y su criatura son monstruos a la altura de Drácula y trascienden tanto su propia historia como a su autora. Esto sin olvidar que es considerado el primer relato de ciencia ficción.

En resumen: me parece un gran libro, en donde lo más interesante sin duda es la relación creador-creación.

En esta ocasión no voy a decir a quiénes les podría gustar, porque yo creo que a estas alturas, todos sabemos si queremos o no acercarnos a Frankenstein.

Lo mejor: El vínculo entre Victor y su criatura.
Lo peor: Que al ser parte del imaginario colectivo, no hay forma de leer este libro sin expectativas ni prejuicios.
El momento: Cuando la criatura le reclama a Victor su creación.
Sobre el final: Me gustó, creo que fue lo que ambos merecían.

Recordad que soy vuestra criatura. Debiera ser vuestro Adán y, sin embargo, me tratáis como al ángel caído y me negáis, sin razón, toda felicidad. [...] Yo era bueno y cariñoso. Los sufrimientos me han convertido en un malvado. Concededme la felicidad y seré virtuoso.

8 comentarios:

  1. Lo tengo en mi mesa de noche para que sea de los próximos que lea, luego de terminar con mi lectura actual!! Muy buena la reseña!!
    Nos leemos!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver qué te parece a ti, ojalá te guste.

      Eliminar
  2. Hola :) Me encanta, es uno de mis clásicos victorianos favoritos. La relación que se teje y el final de la historia son sublimes. Lo malo como tu dices, que es dificil no tener expectativas la primera vez que lo lees. Un besin^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También se convirtió en uno de mis clásicos favoritos, es muy muy bueno.

      Eliminar
  3. No te creas, yo me planteo el leerlo o no. Quiero leerlo porque es uno de los clásicos más famosos pero no sé que tanto o si vaya a gustarme. Por lo demás, coincido contigo en que es parte de la cultura popular e incluso muchos piensan que Frankestein es el monstruo y no el creador (cosa que una servidora descubrió hace un par de años así que no dudo que haya muchos en la misma situación) y cuesta dejar a un lado esas ideas para adentrarse en la trama real. Por ahora no lo descarto y ya te diré si me animo con el :)

    Te mando un beso enorme<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad no sé qué decirte, a pesar de lo viejo que es, Frankenstein resultó ser algo con lo que realmente nunca me había encontrado, y encuentro cosas que se inspiraron en él, pero no logro decir similar a qué es, qué elementos tiene para que te pueda o no gustar.

      A ver si lo lees, ya dirás :)

      Eliminar
  4. Es un libro que me llama mucho la atención, aunque al igual que con otros clásicos me da miedo leerlo y no terminar de apreciar matices.

    Saludos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es cuestión de ir leyendo, a lo mejor un poquito más adelante lo puedes leer :)

      Eliminar

¿Qué opinas?