Microrreseñas - Libros #02

martes, 10 de mayo de 2016

Más microrreseñas de libros. En esta ocasión se tratan de dos libros, uno de un inglés (Ian McEwan) y otro de un ruso (Aleksandr Solzhenitsyn).


Jardín de cemento
Ian McEwan

El primer libro de McEwan que leo y casi no me gustó. Una de mis manías con la ficción en general son los olores, no me puedo concentrar si estoy pensando todo el rato en lo mal que huelen los personajes y hasta me empiezo a imaginar su olor y encima soy bien asquerosa, así que... por eso no veo zombies. En el caso del libro, el protagonista adolescente de pronto decide que no se quiere bañar ni limpiar, así que me la pasé un poco mal.

Aunque el libro es muy corto y se lee de volada, así que tampoco sufrí tanto que digamos.

Comienza con que los padres del protagonista se mueren y ahora él y su hermana se tienen que hacer cargo de la casa y cuidar de los menores, más su hermana que él, porque él es algo inútil. Y ya sabrán por dónde van los tiros. Así que sí, es como Forbidden, pero con unas 200 páginas menos de relleno y mucho mejor escrito. Pero el que esté mejor escrito no quiere decir que sea mucho mejor, porque la verdad es que las cosas pasan en las primeras 5 páginas y en las últimas 5, el desarrollo brilla por su ausencia y no entendí cómo acababan en esa situación. La verdad es que todo fue muy wtf?





La casa de Matriona seguido de Incidente en la estación de Kochetovka
Aleksandr Solzhenitsyn

Son dos relatos que aunque parten de ideas sencillas (la vida en la casa de una anciana y la burocracia de una estación de tren) tienen muchos matices y detalles que los ponen en otro nivel. Creo que ambos pueden parecer lentos, pero la verdad es que pasan muchas cosas desde las primeras páginas y uno debe fijarse bien en cómo se dicen las cosas y no tanto en lo que se dice para poder captar lo que la historia quiere decir.

Lo anterior no significa que sea una lectura densa, pero sí que uno como lector debe poner un poco de su parte para poder disfrutar del libro.

Ambas historias me gustaron. De Matriona destaco la vida del pueblo y que aunque ella es la gran protagonista, la conocemos a través de los ojos de su inquilino, pues el punto de vista externo es algo que me gusta mucho. En Incidente nos enfrentamos a lo tedioso y frustrante que puede resultar la administración de los trenes, pero aun así hay cosas en toda esa burocracia que nos dejan entrever el estado de Rusia en esa época. Además, el incidente al que se refiere el título deja frío a uno, porque es ambiguo y no importa la conclusión a la que se llegue, lo que pasó está mal, tal como lo sabe el protagonista.

4 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Yo de Ian McEwan quería leer "Expiación", porque la película me gustó mucho. En cuanto a este que comentas, mejor voy a pasar, porque por lo que cuentas no parece ninguna maravilla. El otro libro parece algo mejor, aunque no creo que sea de mi estilo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual quería leer Expiación justo por la peli, a ver si un día nos animamos.

      Y sí, lo mejor es pasar de Jardín de cemento, estoy segura que debe de tener mejores libros.

      Eliminar
  2. Pues no he leído ninguno de los dos autores así que poco puedo aportar... aunque como los relatos cortos no son lo mío el último lo descarto de seguro. Jardín de cemento podría estar bien pero para otra etapa de mi vida donde me apetezcan ese tipo de lecturas.

    Aquí tienes una nueva seguidora. Espero que también te pases por mi blog y así podamos leernos a partir de ahora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí, son lecturas para momentos muy particulares. Cuando pueda me paso por tu blog!

      Eliminar

¿Qué opinas?